3 abril, 2019
La inteligencia artificial y sus aplicaciones

La inteligencia artificial y sus aplicaciones

Muchos piensan que la inteligencia artificial (IA) es algo más cercano a la ciencia ficción que a la realidad, sin embargo, gana importancia año tras año y según los expertos, durante este siglo, la inteligencia artificial podría llegar a ser tan «inteligente» como un humano. Dijo Nick Bostrom, experto en IA: «la inteligencia artificial es el último invento que la humanidad tendrá que hacer».

Estas herramientas tecnológicas serán entonces mejores inventores que nosotros y lo harán a escala de tiempo digital, lo que significa básicamente que acelerarán el futuro.

¿Cuándo superará a la inteligencia humana?

La IA está todavía lejos —aunque no tanto — de tener el mismo poder y alcance interdisciplinario para aprender y planificar como lo hacen los humanos.  Una encuesta apoyada por el Instituto del Futuro de la Humanidad en la Universidad de Oxford, realizada a 352 investigadores, reveló que la mayoría predice que en próximos años la IA superará progresivamente a la humana: podrá traducir mejor distintos idiomas (2024), escribir buenos ensayos (2026), manejar un camión (2027) y hasta hacer una cirugía (2053).

¿Cómo afectará a las empresas?

Las compañías e industrias no son ajenas a estos avances y la irrupción de la IA podría provocar cambios profundos en ellas. Empezando por los trabajadores, muchos puestos de trabajo peligran en el marco de la transformación digital de las empresas.

Hay sitios web como  https://willrobotstakemyjob.com (¿tomará un robot mi trabajo?) que permiten calcular la posibilidad de que una IA haga el trabajo que actualmente desarrollas.

Hoy en día, ya existen numerosas tecnologías basadas en la IA que son útiles para diversos modelos de negocio: el reconocimiento de voz, la toma de decisiones automatizada, el reconocimiento facial, etcétera.

Además, destaca por su importancia el machine learning (aprendizaje de máquina). Se trata de algoritmos capaces de aprender a partir de datos percibidos en bruto o, dicho de otra forma, sistemas que pueden cambiar su comportamiento de manera autónoma basados en su experiencia. El resultado es inteligencia artificial que no se limita a un solo campo, sino que aprende y mejora sus habilidades como si se tratara de un ser humano.

¿Os imagináis que un robot inteligente os atienda en un restaurante o comercio? ¿Mejorará eso la experiencia de usuario? Todo apunta a que sí.

¿IA, una amenaza o una ayuda?

Puede que algún día los seres humanos seamos prescindibles en lo que al progreso y trabajo respecta. Sin embargo, aún somos necesarios.

La inteligencia artificial puede llegar a cambiar totalmente nuestras vidas, pero en la actualidad es una herramienta más, capaz de facilitarnos nuestras tareas personales y laborales en la medida que avanza el proceso de digitalización.

Así que no temas, la inteligencia artificial es tu amiga.

Por ahora…